¿Cómo superar el miedo a las lentillas?

Hay muchas personas a las que les asusta el uso de lentillas y el llevar gafas supone una gran barrera para ellas. Si tú eres una de esas personas ¡¡No te preocupes!! Desde Clark te ayudamos a dar el primer paso.

 

Paso 1: Acudir al oftalmólogo

Lo primero de todo es acudir a un especialista para que revise tu visión. Tras la revisión, el oftalmólogo te facilitará tu graduación y te comentará qué tipo de lentillas son más apropiadas para corregir los problemas que presentes. 

¡¡Por cierto!! Si tienes una graduación elevada, las dioptrías necesarias en el uso de gafas puede ser diferente al de las lentillas. La afectación visual, claro está, es la misma, pero la potencia correctora para gafas o lentillas, puede ser distinta. !!No te olvides de pedir tu graduación de lentillas!!

 

Paso 2: Tómate tu tiempo de adaptación

La primera vez, acude a un profesional para que te enseñe a colocártelas.  Cuando lo hagas solo en casa, al principio puede que no lo consiga, pero date tiempo para familiarizarte con el proceso. ¡¡No desistas en el primer intento!!  

Si tras un rato intentándolo estás un poco atascado/a, descansa e inténtalo de nuevo más tarde. Cuando vuelvas a la carga, no olvides lavarte las manos, pueden estar sucias y dañarte el ojo. Además de esto, humedecer de nuevo las lentillas puede ser bueno para su hidratación y facilitará todo el proceso.

 

Paso 3: Mira hacia arriba para poder quitárselas 

Algunos ópticos recomiendan mirar hacia arriba y desplazar la lente de contacto desde el iris hasta la esclerótica (la parte blanca del ojo) para poder sacarla. Este pequeño proceso evitará la irritación del ojo y la sensación de picor.

 

Paso 4: Práctica

La práctica día tras día de poner y quitar tus lentillas hará que cada vez te resulte más fácil. Las primeras veces necesitará estar frente al espejo, pero con el paso del tiempo podrás ponértelas y quitártelas en cualquier parte. Poco a poco tu ojo se irá acostumbrando y podrás aprovechar las ventajas de usar lentillas.

Además si eres nuevo en el uso de lentillas, la mejor elección son las lentillas diarias. Si las pierdes, no te preocupes, mañana podrás estrenar unas nuevas; si te quedas a dormir fuera de casa, no te preocupes, no tienes que cargar con el estuche para guardarlas; si se te rompen por alguna causa, no te preocupes, te la cambias sin tener que esperar al mes siguiente. Todo son ventajas, así que aprovéchalas. 

 

¡Pruebe las lentillas diarias Clark gratis y olvídese de todo!